El Yoga: Historia, práctica y beneficios.

February 9, 2018

 

Cada vez son más y más las personas que practican yoga en occidente, y es que desde hace alrededor de medio siglo, el yoga ha alcanzado una gran popularidad y ha conseguido millones de practicantes en esta parte del planeta. Los que lo realizan buscan un estado de paz y de relajación que les permita afrontar los comportamientos neuróticos de la sociedad capitalista y materialista en la que vivimos y les permita sobreponerse a todos los hábitos que se les han impuesto con ella.

 

 

Breve historia

Se calcula que el yoga nació hace alrededor de 5000 años como una forma de cultivar el interior para encontrar la paz y poder fundirse con la creación, con la divinidad. Los primeros indicios que se encontraron de esta práctica fueron en el valle del Indo (en el actual Pakistán), donde, a través de unas excavaciones arqueológicas, se descubrieron figuras y sellos de piedra que representaban a personas realizando posturas de yoga.

 

Los textos más antiguos en los que se recogen las enseñanzas más ancestrales del yoga son los llamados Vedas, unas colecciones de himnos que son considerados como revelaciones divinas. Sin embargo, el primer texto en el que se describe con detalle la práctica del yoga y de los diferentes tipos que existen es el Bhagavad-Gita, que distingue entre cuatro tipos distintos: el karma yoga, el bhakti yoga, el jnana yoga y el raja yoga.

 

El raja yoga (yoga real) es el principal y el que tiene como objetivo llegar al samadhi, a la superconsciencia o iluminación, a través de ejercicios de meditación y respiración; cultivando únicamente el aspecto interno o espiritual del ser humano. El karma yoga es el yoga de la acción. El bhakti yoga el de la devoción. Y, por último, el jnana yoga es el yoga del conocimiento.

 

El yoga que se practica principalmente en occidente es el hatha yoga, que no aparece en el libro del Bhagavad-Gita, sino que es una derivación del raja yoga. Los monjes que solo practicaban la meditación, el raja yoga, se daban cuenta de que estaban cultivando mucho el interior de su cuerpo pero que se estaban olvidando del exterior, por lo que crearon el hatha yoga como una forma de cultivar el físico y de poder tener una mejor forma para poder meditar más. El hatha yoga, visto desde la mentalidad oriental y ancestral (no como se contempla en occidente) no es una meta en sí misma, sino que es un puente para llegar al raya yoga, a la meditación y a la iluminación.

 

 

¿En qué consiste el Yoga?

 

El yoga es una filosofía de vida, una forma de cultivar nuestro cuerpo y nuestro espíritu, porque, tal como dice Mercedes, “las respuestas están dentro de nosotros mismos”, no necesitamos nada material ni nada externo a nosotros para alcanzar un estado de plenitud. Porque a través de lo físico se puede llevar a la plena consciencia, que es la base para conseguir llegar a la iluminación.

 

El objetivo del yoga tradicional o ancestral, no del hatha yoga de occidente, es llegar al samadhi, a la iluminación, que es la auténtica felicidad y la plena consciencia. Y, para lograr ese objetivo, el practicante de yoga o yogui tiene que pasar antes por siete etapas: yama, el código de conducta social; niyama, el código de conducta personal; asana, la postura física; pranayama, la regulación de la respiración; pratyahara, la interiorización; dharana, la concentración; y por último, el diana, la meditación.

 

El hatha yoga como se contempla en occidente tiene como objetivo la relajación y el bienestar físico de la persona que lo practica, no transciende más allá. Y lo hace a través de una serie de ejercicios que se dividen entre ejercicios de posturas, ejercicios de control de la respiración, la práctica de posturas meditativas, y las posturas de purificación y limpieza.

 

Además el hatha yoga también tiene parte de la filosfía del tantra, que es la ciencia que estudia el cuerpo como herramienta de liberación para el alma. Ya que se propone utilizar el cuerpo como apoyo a la meditación y como una ayuda para despertar la kundalini, la energía latente, que recorre la columna vertebral de chakra en chakra hasta llegar al séptimo chakra, el de la iluminación.

 

 

Beneficios físicos y psíquicos

 

El hatha yoga aporta numerosos beneficios, tanto físicos como psíquicos, a la persona que lo practica con regularidad. Ya que, a través de los ejercicios que hemos descrito antes se puede llegar a un estado de salud, de bienestar y relajación que muchas veces no podemos encontrar en nuestra vida diaria, con el trabajo y las obligaciones de la sociedad. Los movimientos fluidos, unidos a una respiración correcta, desbloquean la energía, disciplinan la mente, aumentan nuestra vitalidad y además nos ayudan a tonificar el cuerpo y a hacerlo más flexible. Por tanto, se basa en conseguir llegar a una paz interior a través del cuerpo y en encontrar la armonía entre el cuerpo y el alma.

 

Generalmente la mayoría de personas que se inician en la práctica del yoga lo hacen porque tienen dolencias físicas y esta práctica les ayuda a superar el dolor. También muchas personas que sufren dolor de espalda crónico han notado una gran mejoría cuando han empezado a practicar yoga y que, además, gracias al yoga muchos lo acaban superando.

Please reload

Destacados

10 consejos para tu inicio en la práctica de Yoga

March 17, 2018

1/2
Please reload

Recientes